El Salvador consume interiorismo

En EDITORIAL Y OPINIÓN, Ventanas de opinión
Rafael Tóbar_director escuela de arquitectura

Por: Arq. Rafael Tobar, Director de Escuela de Arquitectura, Universidad Dr. José Matías Delgado 

Rafael Tóbar_director escuela de arquitectura

En el actual contexto global en donde se compite constantemente a través de las redes sociales, se ha vuelto común contar con espacios arquitectónicos, bastante elaborados, que propicien determinadas experiencias asociadas a una intención de compra.

Esta tendencia, que parece arraigarse cada vez más, ha demandado cambios en la manera de entender el espacio. Por lo que la UJMD hace 6 años, dio un giro a su ya experimentada carrera de Diseño Ambiental, para titular a este grupo de profesionales como arquitectos y arquitectas de interiores.

_Fotos ventanas de opinión  (2)

¿Qué comprende la arquitectura de interiores?

La arquitectura de interiores comprende el diseño de espacios dentro de una estructura previamente concebida para interactuar con las actividades humanas.

Puede también ser el criterio inicial en el diseño arquitectónico de edificios o bien la reconfiguración final de un espacio al proponerse un cambio de uso.

La reutilización adaptativa –término poco usado en el contexto salvadoreño– forma parte de las prácticas de arquitectura sostenible y busca reutilizar las estructuras existentes a través del diseño.

Peyorativamente, en El Salvador se ha hablado del interiorismo como la parte espacial del diseño ambiental, sin embargo, la arquitectura de interiores es un proceso mediante el cual el interior de los edificios es diseñado concibiendo todos los aspectos de usabilidad y habitabilidad humana dentro del espacio estructurado.

Bajo esta premisa, la práctica de esta arquitectura comprende el arte y la ciencia de diseñar y construir el interior de los edificios tomando en consideración las características físicas y tecnológicas relacionadas con la ocupación y el uso humano.

Las ciudades, como asentamientos humanos, tienden a densificar el uso del suelo, hoy en día ya podemos ver en las áreas metropolitanas edificios que fueron concebidos para bodegas industriales y que ahora son restaurantes, residencias antiguas que se convierten en bancos y lamentablemente existen también edificios en abandono.

_Fotos ventanas de opinión  (3)

En cada caso, cuando la memoria colectiva valora el carácter de una ciudad en función de sus edificios, se vuelve más provechoso renovar que construir uno nuevo, aunque desde luego existen factores económicos que intervienen en esta toma de decisiones.

En cualquier caso, la mayoría de las edificaciones que componen una ciudad solo tienen tres posibles futuros en el largo plazo:

  1. Que se declare mantener el edificio sin alteraciones, manejando únicamente y de manera oculta, su actualización tecnológica, accesibilidad y estabilización estructural.
  2. Que se abandone hasta quedar en ruinas o bien que se demuela para dar paso a un nuevo edificio.
  3. Que se rediseñe y modifique para dar cabida a un nuevo uso.

Aunque la organización espacial original de un edificio es concebida en su diseño arquitectónico, históricamente se ha comprobado que, con el tiempo, puede no responder a esta organización, no necesariamente por un mal diseño sino porque las antiguas estructuras necesitan ser modificadas por diseñadores de diferentes generaciones en función de los cambios que demanda la ciudad y la sociedad.

Desde este punto de vista, los edificios pueden cobrar un nuevo significado como consecuencia de la evolución humana y la dinamicidad de nuestras culturas.

Grados de modificación de un diseño

Un edificio alterado puede parecer el mismo en el exterior, pero su interior puede ser completamente diferente en términos de espacio.

Por ello, el arquitecto o la arquitecta de interiores debe ser sensible no solo al lugar donde se sitúa un edificio, su contexto físico, urbano y social, sino a las necesidades temporales de cambio de sus usuarios o propietarios.

_Fotos ventanas de opinión  (1)

En este sentido, si un edificio se encuentra espacialmente bien estructurado, la idea arquitectónica original será la primera a considerar para determinar la nueva organización espacial dentro de esa estructura, lo demás simplemente seguirá la nueva organización.

Existen diferentes grados de modificación, desde cambios necesarios para cumplir nuevas normativas locales hasta la modificación total del interior conservando únicamente exteriores, lo cual desde todo punto de vista es una concepción totalmente nueva de la edificación. Ambas posibilidades son del dominio de la arquitectura de interiores.

En resumen, si la práctica de la arquitectura tiene que ver con el arte y la ciencia de una nueva obra, entonces, la práctica de la arquitectura de interiores se ocupa de la reforma de edificios existentes para dar paso a nuevos usos.

Únete a nuestro boletín informativo

Mantente al tanto de las noticias de la industria sólo ingresa tu correo

También le puede interesar

_gettyimages-645604187_microplásticos

Microplásticos y su impacto en la salud: lo que debes saber

Desembocan como desechos en los océanos y se encuentran en artículos de uso diario como la ropa, cosméticos, cigarrillos,

Leer Más...

Manuel Díaz: “El mundo laboral está en constante evolución”

Se desempeña como representante de INESERMA y se especializa en áreas como energías renovables, solar, eólica, hidráulica y bioenergía. El

Leer Más...
Luis-Rivera-Ineserma2

Luis Rivera: “Quiero contribuir al desarrollo y progreso de mi país”

Desde hace siete años forma parte del equipo de trabajo de INESERMA S.A de C.V y se desempeña como

Leer Más...

Deja un comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Móviles Menú De Deslizamiento